Los optómetras son profesionales de la salud que ofrecen atención primaria de la visión, desde pruebas visuales y corrección hasta diagnósticos, tratamiento y manejo de cambios de visión. Estos tratamientos van de acuerdo al estado refractivo del paciente, una patología, edad, tiempo de adquisición entre otros. También pueden variar entre lentes convencionales, filtros, lentes de contacto, ayudas de baja visión, prismas combinados o no con tratamientos de rehabilitación. Todos estos tratamientos son diseñados y aplicados por un optometrísta capacitado para ello.

Contactología

Es una especialidad de la optometría que se encarga de la adaptación de lentes de contacto sobre la córnea del ojo. Dichas lentes pueden tener muchas indicaciones, desde el puramente cosmético (lentes que cambian el color del iris) a tratamientos de control del aumento de la miopía en edad de crecimiento (ortoqueratología), utilizándose muy diversos tipos de materiales.


Pediátrica

La optometría pediátrica es la rama que se encarga de realizar exámenes en niños, es importante porque es el momento donde se está desarrollando su visión, es crucial controlarlo y/o corregirlo para evitar futuros problemas. La recuperación de cualquier problema visual será más eficaz cuanto más precozmente se inicie el tratamiento. Por este motivo, es muy conveniente que los niños pasen revisiones tempranas, y siempre antes de empezar la escuela. Aunque no se observe ninguna anomalía, se recomienda hacer un primer examen visual a los 3 años, antes de iniciar la educación infantil, y a los 6 años, justo al inicio de la educación primaria.


Baja Visión

Es una especialidad del Optometrista con diversos programas de formación. Su trayectoria profesional permite una amplia experiencia y visión global sobre la especialidad de Baja Visión. La Baja Visión no es un defecto visual en sí mismo, por lo que no puede compensarse con ayudas ópticas tradicionales. Se trata de aprovechar el resto visual que quede, con técnicas y prescripciones ópticas especiales.


Optometría Comportamental

La optometría comportamental se encarga de la prevención, diagnóstico y tratamiento de los problemas funcionales, de comportamiento y de desarrollo del sistema visual. Además, lo relaciona con otros sistemas sensoriales y motores. dicho de otra manera, la optometría comportamental comprueba el desarrollo y funcionamiento de las diferentes habilidades visuales y perceptuales para ver si funcionan con eficacia. además, lo relaciona con otros sistemas sensoriales y motores que en el desarrollo natural del niño evolucionan de forma paralela.